Datos personales

Mi foto
"Yo desprecié los grados y distinciones. Aspiraba a un destino más honroso: derramar mi sangre por la libertad de mi patria" Simón Bolívar

miércoles, 24 de noviembre de 2010

Discurso ANTIIMPERIALISTA Y PATRIOTA del Comandante Hugo Chávez

Discurso completo del Presidente Chávez


Quiero felicitar, en primer lugar, a todos ustedes, a la presidenta de la

Asamblea Nacional, Cilia Flores, por esta iniciativa, a los poderes del
Estado, sus presidentas. Quiero agradecer a nuestra querida Eva Golinger
por sus alertas, porque así como la espada de Bolívar camina por América
Latina, también camina la amenaza imperial y nosotros estamos obligados a
seguir derrotando la amenaza imperial por estas tierras. No tenemos más
alternativa (…)

Ese documento que ha leído el diputado Roy Daza, gracias por esa lectura,
ese documento es en defensa no sólo de Venezuela. Estamos saliendo en
defensa de la patria humana, uno pudiera decir incluso en defensa de la
posibilidad humana. Traje unos libros, pero no voy a caer en la tentación
de abrirlos, sólo recomendar esta trilogía. El mismo ejemplar que levanté
allá en Naciones Unidas, de Noam Chomsky: “Hegemonía o supervivencia. La
estrategia imperialista de Estados Unidos”, que Eva mencionaba. Noam
Chomsky, este grande del pensamiento crítico, de la lucha por la
humanidad. He aquí la continuación de este: “Estados fallidos: el abuso de
poder y el ataque a la democracia”. Aquí Chomsky plantea la tesis de que
el primer estado fallido en este mundo es el estado estadounidense, un
estado fallido, una verdadera amenaza para todo el planeta, para la
especie humana.

“Lo que decimos, se hace. Sobre el poder de Estados Unidos en un mundo en
cambio. (Conversaciones con David Barsamian)”. Aquí hay una parte donde
Chomsky hace reflexiones sobre América Latina y sobre Venezuela de manera
muy valiente, muy objetiva y generosa, defendiendo nuestro proceso
revolucionario, nuestro pueblo, el derecho que tenemos y que estamos
ejerciendo a darnos nuestro propio camino como todos los pueblos del mundo
lo tienen y el imperio yanqui ha desconocido y pretende desconocerlo.

En el mismísimo Capitolio Federal, en la mismísima Washington se reunió,
se instaló una cumbre de terroristas, una patota dirían los argentinos y
también los venezolanos hablamos de patota, una verdadera patota de
delincuentes, estafadores, terroristas, ladrones, malandros. Se dieron
cita y además avalados por prestigiosas figuras del establecimiento, del
establishment, no sólo de las corrientes de la extrema derecha
republicana, sino también del partido demócrata y lanzaron, como ya se ha
dicho aquí —lo ha dicho Roy en el maravilloso documento que ha leído, un
documento nacional— una amenaza contra Venezuela, contra los países de la
Alianza Bolivariana.

Saludamos desde aquí a Evo y al pueblo de Bolivia, a Rafael Correa,
valiente compañero y al pueblo ecuatoriano, saludamos desde aquí a Daniel
Ortega, ese comandante presidente, valiente compañero y al pueblo de
Nicaragua, a Fidel Castro, a Raúl Castro y a ese valiente pueblo cubano.
Saludamos desde aquí a todos los pueblos del Caribe, al pueblo de
Dominica, San Vicente y las Granadinas, a los pueblos del ALBA y sus
gobiernos. Y al pueblo bravío de Venezuela, nuestro compromiso y llamado a
la unidad y a continuar batallando por el futuro de la patria, por la
independencia cuya acta original allí está, el acta original de hace 200
años.

Preparémonos desde todos los puntos de vista, espiritual, político, moral,
para conmemorar 200 años de aquella primera constitución, la primera de
América Latina, la primera república de la patria latinoamericana y el
inicio de la guerra de independencia.

El documento que leía Roy comienza citando una frase de Bolívar al agente
Irving, agente estadounidense que vino a reclamar aquellos buques que
Bolívar y sus tropas incautaron en el Orinoco. No es nuevo Eva todo eso
que tú denuncias, de enviar millones de dólares, apoyo logístico. Desde
entonces Estados Unidos enviaba armas y pertrechos a las tropas
imperialistas de España y es famoso y aquí lo recoge Pividal en “Bolívar:
pensamiento precursor del antiimperialismo”.

Hay un conjunto de citas aquí extraordinarias. Pero en alguna de estas
cartas de Bolívar a Irving, creo que la última que le envió, cuando Irving
comienza a amenazar con el uso de la fuerza, Bolívar le dice, y voy a
parafrasear porque es la idea del Padre Bolívar lo que se impone, lo que
importa en este salón lleno de magia, de la patria, de dignidad, le dice
Bolívar: Sepa usted señor Irving que más de la mitad de la población
venezolana ha muerto (era 1819, ya iba casi una década de guerra a muerte)
en la lucha contra el imperio español. La otra mitad estamos ansiosos de
seguir ese mismo camino si Venezuela tuviese que enfrentar al mundo entero
por su independencia, por su dignidad.

Ese era, ese es Bolívar y aquí estamos sus hijos, sus hijas, dispuestos a
lo mismo, sépalo el mundo, estamos dispuestos a lo mismito si el imperio
yanqui con todo su poderío —del cual no nos reímos, hay que tomarlo en
serio como recomienda Eva— decide seguir agrediendo y agredir abiertamente
a Venezuela para tratar de frenar esta revolución, aquí estamos
dispuestos, sépalo señor imperio y sus personificaciones, a lo mismito, a
morir todos por esta patria y su dignidad.

Habría que preguntarse sobre esa cumbre de terroristas que se reunió en
Washington, algunos venezolanos, bolivianos genocidas, como se preguntaba
ayer un buen periodista en una entrevista, sería bueno saber ¿qué
pasaporte estaban usando estos delincuentes? ¿Por dónde entraron si
algunos de ellos están en código rojo de la INTERPOL? Se pasean por las
calles de Washington, les hacen agasajos.

Por eso tiene razón Chomsky; Estados Unidos es un estado fallido que actúa
más allá de las leyes internacionales, no respeta absolutamente nada y se
siente con derecho a hacerlo, no responde ante nadie, es una amenaza no
sólo para Venezuela y para los pueblos del mundo, sino para su propio
pueblo constantemente agredido por ese estado antidemocrático (…)

¿Que dirá la señora representante fascista que nos llama a nosotros a Evo,
a Correa y a mí, forajidos? Forajida es ella, es una forajida que bien
pudiera un tribunal venezolano solicitar su extradición por estar
conspirando y cometiendo delitos contra la soberanía de nuestro país.
Señalarla ante el mundo es lo que queda.

¿Qué dirán esos forajidos sobre estos informes, documentos secretos que
han sido publicados en esta página Wikileaks (…)

Habría que ver si alguna autoridad en Estados Unidos toma alguna
iniciativa ante estos supuestos delitos graves cometidos por ciudadanos de
su país, civiles y militares, su gobierno ¿Una vez más, qué dirá Naciones
Unidas? ¿Qué pasaría si eso ocurriera en los países del ALBA? ¿Qué diría
la OEA, el Consejo de Seguridad de Derecho Humanos, la tristemente celebre
Corte Internacional de Derechos Humanos? Para que veamos el doble rasero
con que se miden aquí los derechos humanos, el respeto a la vida, el
terrorismo y todos esos fenómenos (…)

Esta es la más grande amenaza que hoy vive en el planeta. El imperio
yanqui, sin duda, ha entrado en una fase de declinación política,
económica y sobre todo ética. ¿Pero quién puede negar su gran poderío
militar?, lo cual combinando esos factores, convierte a este, el más
poderoso imperio de la historia de la tierra, en una amenaza mucho mayor
para nuestros pueblos. ¿Qué nos queda? Unidad, unidad y más unidad.

¿Qué el congreso de Estados Unidos va a ser a partir de enero un congreso
de extrema derecha? Bueno, el parlamento venezolano a partir del 5 de
enero debe ser de extrema izquierda y yo les hago un llamado a los
diputados, a los movimientos sociales, a los partidos de la revolución.
Tienen un gran compromiso a partir del 5 de enero.

En verdad que es inaudito ¿Cómo es que aquí se sigue permitiendo? Nosotros
teniendo esta constitución que costó cuantos años de batalla, sudor,
sangre, cuántos esfuerzos y aquí está muy claramente establecido. También
está en la primera constitución, la primera acta de independencia. Somos
un país soberano. ¿Cómo vamos a seguir permitiendo —a riesgo de que nos
llamen la patria o la revolución boba o si queremos ser mucho más
populares en la palabra, la revolución pendeja— cómo vamos a permitir que
partidos políticos, ONG, personalidades de la contrarrevolución sigan
siendo financiados con millones de dólares del imperio yanqui y hagan uso
de la plena libertad para violar nuestra constitución y desestabilizar el
país? Imploro que se haga una ley muy severa para impedirlo.

Esa debe ser la forma como debemos responder a la amenaza imperial, a la
agresión imperial; radicalizando posiciones. No aflojando absolutamente
nada. Ajustando posiciones, afincando el paso, consolidando la unidad
revolucionaria.

Y no sólo un parlamento mucho más a la izquierda, mucho más radicalmente a
la izquierda. Necesitamos un gobierno mucho más radicalmente a la
izquierda, unas Fuerzas Armadas mucho más radicalmente revolucionarias
junto al pueblo. No debe haber cabida en nuestras filas civiles,
militares, para las medias tintas. Una sola línea: radicalizar la
revolución.

Y eso debe sentirlo esta grosera burguesía apátrida. Esta burguesía
venezolana sinvergüenza y sin patria debe saber que no es gratuito que uno
de sus más connotados representantes vaya al mismísimo congreso del
imperio a arremeter contra Venezuela y que siga teniendo aquí un canal de
televisión y así por el estilo. La burguesía venezolana debe saber que le
va a costar caro la agresión contra el pueblo y no andar paseando por
allí.

Yo recuerdo cuando en los gobiernos aquellos de Betancourt fueron
detenidos sin juicio previo diputados de los partidos de izquierda. Sin
ninguna prueba los llevaron a prisión, les quitaron la inmunidad
parlamentaria. Dentro de pocas semanas ingresarán a este recinto un grupo
de diputados de la extrema derecha. Bueno, sólo hay que recordarles que
aquí hay una constitución.

Así como fue ilegalizado aquí en su momento el PCV y muchos otros partidos
y le allanaron la inmunidad parlamentaria a muchos diputados sin prueba,
otros se fueron a la montaña como el gran Fabricio Ojeda a dar su sangre.
Yo me imagino que este digno parlamento no aceptará, teniendo la
representación mayoritaria de las fuerzas populares, que venga la
ultraderecha a subvertir el orden constitucional. Estoy seguro de que el
Estado activará todos los mecanismos en defensa de la constitución y de la
ley ante las agresiones que no se harán esperar.

¿Cómo fue que llamaron la cumbre? “Peligro en los Andes”. Es como el
título de una película. Peligro en el mundo habría que alertar, el peligro
es mundial. Ahora mismo hay una situación en la Península de Corea. Cuando
salí para acá las noticias aún eran confusas (…) En una pequeña isla, en
aquella península divida por el imperio estadounidense, arrasada durante
años, invadida, hay una situación de tensión, unas bombas, unos muertos,
heridos. Fidel Castro tiene varios mese alertando de los graves riesgos de
una guerra nuclear (…)

América Latina es el continente de la esperanza y el imperio yanqui no
puede cerrar las puertas de la esperanza a los venezolanos y venezolanas.
Siempre nos ha tocado por algunas razones de distinto signo estar en la
vanguardia de estas luchas desde hace siglos.

Allá está el retrato de Miranda, Bolívar. Martín Tovar y Tovar, Carabobo y
todo eso que Roy decía con pasión. Todo está en nuestros genes, en nuestra
sangre.

Parafraseando a Mao, el Gran Timonel: ese imperio, ese estado fallido que
es Estados Unidos a pesar de su inmenso poder, de sus amenazas, va a
terminar siendo un gigantesco tigre de papel y nosotros estamos obligados
a convertirnos en pequeños tigres de acero invencibles, indomables.

Señora presidenta, prometí ser breve y, lo repito, creo que todo lo que
había que decir lo dijeron entre Eva Golinger, esta valiente mujer, y este
valiente diputado, recogido en ese documento que entiendo va a circular
por los 4 rumbos de América Latina.

Agradezco la invitación a este acto, el gesto y sólo como uno más me sumo
a este gigantesco batallón, por decirlo así, en defensa de Venezuela, en
defensa de la patria venezolana.

Mirando esta obra monumental de Martín Tovar y Tovar, uno ve la infantería
allá y uno ve la caballería allá. Inspirémonos allí. ¡Infantería! ¡Calar
bayonetas, a paso redoblado! ¡Caballerías al galope, en defensa de la
patria bolivariana, del ALBA! ¡Abajo el imperio yanqui!
¡Que viva el ALBA!
¡Que viva la patria! ¡Abajo la burguesí
a! ¡Arriba la revolución!

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada